jueves, 21 de junio de 2012

La Graduación

                

                El año 2009 me matriculé en  Humanidades, dentro del  Programa   “Universidad  para Mayores”,  que   la Universidad  de Alcalá de Henares,   ofrece a todos los mayores de cincuenta y cinco años.

             Mis compañeros y yo, (los mayores), aprovechando que ya no estamos en  los  guateques y el twist,  pero que podemos hacer otras cosas antes de que las impertinencias de la vida nos lo quieran impedir,  decidimos  “ser universitarios”, (eso que suena tan bien), para  estudiar, sólo por el enriquecimiento personal, sin tener que demostrar nada a nadie, ni pensar en  los títulos y las oportunidades y ante todo mantenernos intelectualmente activos.
             Para unos ha sido recordar tiempos lejanos y  poder deshacer dudas,  aclarar ideas. Para otros, entrar de lleno en  todo lo que se desconoce.  O lo que es lo mismo,  llegar con la mochila medio llena, o  medio vacía, y  al terminar sentir   que a todos nos pesa por igual.

         El día ocho de junio  a las doce de la mañana fue la Clausura de los tres cursos, que comprenden las asignaturas; Arte, Historia y Literatura,  con la correspondiente ceremonia de Graduación.  El Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, que tanto  protagonismo adquiere todos los veintitrés  de abril se vistió con el protocolo y la solemnidad de las  grandes ocasiones para obsequiarnos con una ceremonia que recordaremos  siempre, un  precioso lazo para un estupendo regalo que nosotros elegimos.
            Fue un momento  muy emocionante,  ni más ni menos que muchos  vividos en las clases  cuando se conecta con lo que explica el profesor;  porque  aprender, conocer, descubrir, para el que lo busca, es a veces  una grandísima  satisfacción. Y caigo en la tentación de  pensar si los conocimientos se reciben de igual manera a los  veinte años que a los  sesenta, con la cantidad de vivencias y circunstancias que diferencian tanto  esas dos situaciones de la vida. Qué hubiera significado, en qué  hubiera cambiado la vida. Pero la realidad es la que es, y en todo hay algo bueno por descubrir.   
              (Antes hubo otros estudios, y otros profesores, los  que tuve hace unos años en la  C.E.P.A. Don Juan I, dónde empezó el  interés  por aprender  y descubrir. A través de la lectura siempre eficiente y salvadora, enhebrándolo todo en un hilo sin fin; la literatura, la escritura, el arte, la historia, y sobre todo  el saber, lo poco que se sabe).
          Pensamos seguir con las emociones; hay una ampliación de Estudios,  varios cursos monográficos  cuatrimestrales muy interesantes, y  a los que podremos acceder, también en la Universidad,  para el mes de septiembre.

P.Merino.

 ...En resumidas cuentas
                                                              sólo nos va quedando el mañana
                                                              yo levanto mi copa
                                                              por ese día que no llega nunca
                                                              pero que es lo único
                                                             de lo que realmente disponemos.  
                                                                                                           (Nicanor Parra)



                                                                        




                                                                                


               

5 comentarios:

  1. El Paraninfo en pleno aplaudiéndote Puri, felicidades por tu graduación en Humanidades.
    Yo te aplaudo y espero que los ecos lleguen hasta Alcalá de Henares.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Puri, tengo que corroborar tus palabras porque fue un día especial en el Paraninfo. Sentí envidia sana por no estar en tu bando, pero muy orgullosa de una amiga tan estudiosa.
    Gracias por facilitarme la invitación. Fue un honor acompañarte.
    Enhorabuena una vez más.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Aunque algunos naturalistas y clérigos no vieron problema en compatibilizar evolución y religión católica durante el primer tercio del siglo XX5, el
    discurso dominante desde sectores eclesiásticos fue muy distinto debido a la preocupación por el éxito del «criterio materialista-evolucionista» entre estudiantes,cátedras y obras de ciencias naturales6. Como destacara el sacerdote y biólogo, Jaime Pujiula (1869-1958), las ideas materialistas, monistas y evolucionistas habían estado «envenenando» las ciencias naturales y la biología,desviando la ciencia «de su verdadero ideal que es ascender por el conocimiento de las criaturas al conocimiento de su Creador».
    El desenlace de la Guerra Civil propició el mejor escenario para reconducir esta situación y hacer realidad el sueño del padre Pujiula. En la posguerra
    la defensa del evolucionismo fue un elemento más de aversión y censura hacia personas e instituciones ligadas al periodo republicano, así por ejemplo,
    en un alegato contra la Institución Libre de Enseñanza, el Museo de Ciencias Naturales era considerado un «vivero de “transformistas” materialistas, que han arrancado en libros y cátedras tantas creencias con fáciles declamaciones
    contra el Génesis, a base de atractivas novelas darwinistas»

    ResponderEliminar

Por razones ajenas a la autora de este blog, no se admiten comentarios anónimos. Pido disculpas y espero volver a permitirlos más adelante. Gracias.