martes, 4 de junio de 2013

Crónica de un viaje exprés y una maleta

Sucedió el miércoles pasado, un grupo de amigas y compañeras, querían estrenar el AVE, haciendo un viaje de ida y vuelta en el día, empezaron a buscar a que sitio ir, hasta que surgió Valladolid.
- Si,  si, las animé, está muy bien y no se tarda casi nada.
 -Pues podías venirte tú y así nos haces de guía. 
-Yo, no tengo pensado ir, todavía, ya veré.  Y lo vi. (No me pude negar todas saben que soy de allí).
Miércoles; a las nueve de la mañana ya estábamos en Chamartín, el grupo en cuestión, ocho en total.  Como era ir y volver en el día,  todas ligeras de equipaje menos yo que decidí  aprovechar la ocasión para quedarme hasta el domingo.  Para ir más libre pensé dejar la maleta en la consigna de la estación  hasta  que  ya de vuelta de hacer la visita, la recogería y ellas se volverían  en el tren de las  19,30.  Todo bien, salvo un pequeño detalle, la consigna estaba cerrada. Así es que  con maleta incluida, empezamos la visita.
Desde la Estación al Paseo de Recoletos, Plaza de  Zorrilla, Calle de Santiago, Plaza Mayor, Catedral, Universidad, La Iglesia de la Antigua, Palacio de los Vivero, Museo Nacional de Escultura, -motivo principal de la visita-, ¡suerte!  aquí  si tienen consigna  para dejar la maleta, con lo cual hice la visita tranquila y como Dios manda, allí sobre todo. Previa recogida de la maleta, salimos de allí y vamos a San Benito, Patio Herreriano, plaza del Poniente, unas fotos con Rosa Chacel (la pobre siempre esperando). Nos acercamos a la Rosaleda, sin rosas todavía, una pena. Y ya puestas nos asomamos al Pisuerga, es natural “aprovechando que pasaba por allí mismo”. Hacemos un alto para comer cerca de la Plaza Mayor, la suerte nos pone delante un letrero que dice "los miércoles cocido". Adentro. Estaba buenísimo.


 Ni que decir tiene que las compis se turnaron cuando les empecé a dar pena tirando de la puñeteramaleta. El día no pudo ser más desagradable y cuando estábamos dentro del Palacio de  Santa Cruz viendo una exposición sobre la cultura de  África, empezó a diluviar. Allí la maleta se quedó en la entrada de la sala a la vista de la cuidadora porque me dio no se qué  entrar con ella, aparte del ruidito que hacía en el cuidado suelo de madera,  la pobre  se podía  asustar con los señores llenos de plumas y lanzas que allí  se exhiben  en absoluta  penumbra. 
Y  sin dejar de llover ya de vuelta  hacia la estación, pasamos, sin entrar, porque estaba cerrado,  por la otra, casa de Cervantes. 

Domingo;  nueve de la mañana, de vuelta a Chamartín. Calle de la Estación, ni un alma por la calle,  perdón, el único alma que había en la calle venía justo hacia mi,  y yo, desconfiada por naturaleza no le quito el ojo de encima y por si acaso vigilo sus movimientos. Cuando ya le tuve cerca: hombre joven, descuidado, con una mochila mugrienta y un envoltorio que podía ser el colchón de dormir en cualquier sitio, me miró fijamente con una expresión de indiferencia  y desdén, así como… “te perdono la vida porque estoy cansado, que si no". Eso traducido al instante por mi,  es igual a: me da un porrazo, caigo para atrás y del golpe  casi me rompo la “crisma” y ya en el suelo por la rayita de luz que me queda antes de llegar al  todo negro,  veo como me arranca el bolso y se lleva la  puñeteramaleta.

Empieza a moverse el tren, en el alero que queda por encima de mi cabeza,  cómodamente instalada, con las ruedas muy perjudicadas, pero hartita de cultura,  -ella-,  aprovecha para  echarse una  "minisiesta", esto es el AVE, querida.


Puri Merino.
Fotos: P. Merino.

22 comentarios:

  1. ¿Querrás creer que yo todavía no he probado el AVE? y la verdad es que no me importaría hacer un viaje "esprés" de ese tipo, de ida y vuelta.

    Siento que vuestro viaje haya sido desagradable, pero bueno... montasteis en el AVE que es de lo que se trataba ¿no? jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, quitando el contratiempo de la maleta, lo pasamos muy bien.
      No pasa nada de vez en cuando todos tenemos alguna faltilla.
      besos

      Eliminar
  2. Joer qué falta más grande... ahora que acabo de leer el comentario, hace daño a la vista, quise decir exprés jajajaja.

    Otro beso.

    ResponderEliminar
  3. Esas reuniones y miniviajes, no las estropea ni el mal tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, lo que importa es la compañía.

      Eliminar
  4. Hace poco estuve ahí. Estación, paseo de Recoletos, plaza de Zorrilla...La próxima vez deja la maleta en la estación de autobuses, queda muy cerquita de la de Renfe y hay consigna con un señor muy amable que te la cuida todo el dia (es lo que hicimos nosotros con las mochilas),por un módico precio.
    Bonito paseo por una preciosa ciudad que bien podría llevar el título de " Vicisitudes de una maleta".
    Besos Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dio la casualidad que el familiar donde voy siempre, esa mañana no estaba. Lo de la estación de autobuses me lo dijeron después.
      Pero lo pasamos muy bien. De todas formas, muchas gracias por la información, Clara.

      Besos

      Eliminar
  5. Aprovechaste bien el viaje a Valladolid. Aún no he probado a ir en AVE desde Madrid a esta bonita e interesante ciudad, lo suelo hacer desde Pardilla que está a menos de 100 Kms.

    Hace unos años estuvimos los de la Escuela de Adultos de Velilla y ¡cómo comimos de bien! Claro que su historia, sus edificios y arquitectura fue lo mejor. Tuvimos la suerte de ir en junio y sin lluvia.

    Un abrazo

    Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo aprovechamos muy bien, y para mí fue un experiencia enseñar a alguien mi ciudad. Me sorprendí a mí misma admirando todo igual que ellas, lo pasamos muy bien.

      Besos, luz
      (mensaje recibido)

      Eliminar
  6. Pasé este verano por Valladolid, incluso estuvimos en Tordesillas (me encantó), camino de Zamora y Palencia.
    Ya sé, ya sé que es preciosa, volveré por ahí.
    Besos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Virgi, me alegro que te pareciera preciosa.
      Como as lógico a mi también me lo parece.
      Besos.

      Eliminar
  7. La maleta no consiguió robarte la ilusión. Me apunto a todos esos lugares, vergüenza me da confesar que no conozco nada de eso. Y Burgos está muy cerca.
    Conozco el AVE a Málaga, desde Madrid. Y proclamo que es el mejor medio de transporte, que me apunto a dar la vuelta al mundo en AVE, pero que bajen su alto precio.

    Ligeros de equipaje, como Machado.
    Besos, Pamisola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes nunca es tarde, Mª Ángeles. Cualquier día. Los trenes AVANT, son más baratos y tardan unos cinco minutos más.

      Besos.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Buena excusa para subir en el AVE, y además, relato inspirado.
    Que buen recorrido hicisteis. ¡Así se puede! con una guía de excepción.
    Besos

    Esto de tener faltas, te obliga repetir el comentario ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo que ese recorrido así de seguido yo no lo había hecho nunca. Sólo es aplicarse un poco. Y mereció la pena, lo pasamos muy bien.

      Besos.

      Eliminar
  10. Bueno, no conozco Valaldolid, pero ahora ya se que puedo visitar cuando vaya.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, seguro que te gustará.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Qué te voy a decir que no sepas...
    Sólo que me hubiera gustado que de verdad hubieras encontrado rosas en la Rosaleda.

    ResponderEliminar
  12. Estaban llenos de capullos a punto de abrirse, pero como dice Machado, por aquí la primavera tarda.

    ResponderEliminar
  13. HOLA, soy Rosa Chacel. Te recuerdo muy bien, cuando te vi acercarte con tus amigas para haceros la foto, pensé: Mira, ahí viene otra pardilla, con su maletilla... Confesaré que soy yo quien ha pedido que cierren la consigna.
    Abracitos

    ResponderEliminar
  14. ¡jajajaja qué anécdota, lo que no entiewndo e sporque no mataste a la puñeramaleta! Yo que tú, la ahorcaba jajajajaja!

    Besos
    .

    ResponderEliminar

Por razones ajenas a la autora de este blog, no se admiten comentarios anónimos. Pido disculpas y espero volver a permitirlos más adelante. Gracias.